!NO MÁS EXPECTATIVAS!

“No Tengas Expectativas Soraya”

En muchas ocasiones he escuchado a conferencistas dar charlas sobre lo que uno espera que ocurra con las metas que te propones. Hacen énfasis en la palabra EXPECTATIVA, sinónimo de posibilidad de que algo ocurra. Mi querida amiga Gisela Fabelo, también coach del Curso De Milagros, siempre me decía “No Tengas Expectativas Soraya”. Años después en mi vida como inmigrante, aprendí a  comprender que las expectativas hay que desecharlas de nuestros proyectos profesionales, o de vida.

Cuando hacemos algo, esperando que la acción concluya con un suceso importante, perdemos energía pensando en las posibilidades. Como cada meta tiene su tiempo, perdemos enfoque analizando o creando esperanzas en ocasiones fuera de realidad. Por tener altas o bajas expectativas sobre algo, cuando iniciamos un proyecto que pensamos va a ser lo mejor de tu vida, te creas el entorno, lo sueñas, visualizas lo que vendrá y te distraes del presente, es terrible basarnos en expectativas que nos decepcionen porque no eran lo que idealizamos.

En mi nueva forma de vida, aprendí que las expectativas no son recomendables, me producen incertidumbre, pienso que debemos enfocarnos en los que queremos sin esperar que sea o no un suceso extraordinario, solo debemos buscar el equilibrio, la excelencia, al final sin expectativas vamos a valorar más lo que hayamos logrado sin decepción.En muchas ocasiones he escuchado a conferencistas dar charlas sobre lo que uno espera que ocurra con las metas que te propones. Hacen énfasis en la palabra EXPECTATIVA, sinónimo de posibilidad de que algo ocurra. Mi querida amiga Gisela Fabelo, también coach del Curso De Milagros, siempre me decía “No Tengas Expectativas Soraya”. Años después en mi vida como inmigrante, aprendí a  comprender que las expectativas hay que desecharlas de nuestros proyectos profesionales, o de vida.

Cuando hacemos algo, esperando que la acción concluya con un suceso importante, perdemos energía pensando en las posibilidades. Como cada meta tiene su tiempo, perdemos enfoque analizando o creando esperanzas en ocasiones fuera de realidad. Por tener altas o bajas expectativas sobre algo, cuando iniciamos un proyecto que pensamos va a ser lo mejor de tu vida, te creas el entorno, lo sueñas, visualizas lo que vendrá y te distraes del presente, es terrible basarnos en expectativas que nos decepcionen porque no eran lo que idealizamos.

En mi nueva forma de vida, aprendí que las expectativas no son recomendables, me producen incertidumbre, pienso que debemos enfocarnos en los que queremos sin esperar que sea o no un suceso extraordinario, solo debemos buscar el equilibrio, la excelencia, al final sin expectativas vamos a valorar más lo que hayamos logrado sin decepción.

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *